Cubanos Yera y Cabrera protagonistas en debacle panameña

por | abril 20, 2018

En una sola noche se les esfumó el sueño finalista a los tres cubanos presentes en el principal campeonato de beisbol. Los lanzadores Yoanni Yera y Ángel Cabrera y el receptor Yosvany Alarcón fueron protagonistas anoche de la debacle panameña. Baste decir que tanto Yera como Cabrera cargaron con las derrotas que dejaron fuera a sus equipos de la final.

¿Qué sucedió?

Con tres carreras impulsadas en el quinto, al receptor cubano por fin le salían bien las cosas. A la altura de la octava entrada los Herreranos vencían seis carreras por cero y todo parecía decidido.

Tras la salida de su abridor Manuel Campos, al que le hicieron par de carreras sucias, se desmoronó el sueño de Herrera. El primer relevista no pudo aguantar, tras sacar dos out se fue a las duchas con tres carreras limpias permitidas. Yoanni Yera salió en función de apaga fuegos y cerró el octavo.

El propio Yera abrió el noveno con una ventaja mínima de una carrera pero Adolfo Rivera le remolcó la del empate. Con el partido igualado a cinco, los cubanos se convirtieron en los malos de la película. Un lanzamiento descontrolado de Yera le abrió la puerta del plato a Gerald Chin quien primero fue out, luego quieto.

De esa manera tan dramática Bocas de Toro remontó un gran partido para colarse en la final. Yera cargó con su segunda derrota de la semifinal y los dos hits no le sirvieron de mucho a Alarcón.

A Cabrera le pasó lo mismo…

Con los cubanos de Herrera fuera, solo quedaba vivo Ángel Cabrera el lanzador de Veraguas, quienes buscaban un empate. Cabrera asumió desde la lomita y tras cuatro entradas lograba un empate a tres carreras.

En el quinto capítulo se le terminó la gasolina al cubano quien vio a los de Chiriquí anotar tres más. Tras cuatro entradas y dos tercios el lanzador isleño se fue a las duchas con el fantasma de la derrota. Frente a los bateadores contrarios se lució: abanicó a siete sin boletos pero soportó nueve imparables.

Los de Veraguas no pudieron pisar más el plato, mientras que su relevo permitía otras cinco carreras con seis imparables. Con un abultado marcador de 11×3 Chiriquí se apuntaba cuatro victorias en seis encuentros para ganarse el boleto finalista.

Los que pudo ser

El próximo martes 24 dará inicio la gran final en el estadio Row Carew con ausencia total de los cubanos. A los nacidos en esta isla solo les queda el amargo recuerdo de lo que pudo ser y lamentablemente no fue. No obstante los de casa volverán a la grama panameña mañana en el juego de las Estrellas Más Móvil.

Comentarios