¿Qué prefiere usted: la barba roja o el peinado perfecto?

por | agosto 20, 2018

El fútbol no se detiene en este 2018: la Champions, la Europa League, el Mundial, el mercado de fichajes, etc… y ahora nuevamente arrancan en el continente europeo y para disfrute del mundo las famosas Ligas.

La Santander, la Serie A, la Premier League, las Bundesliga o la Ligue, cualquiera de ellas es bien recibida por la sedienta y ansiosa afición futbolística en nuestro país, quienes visten el uniforme de su club para sentirse uno más en el terreno.

A pesar de que la pasión ya roza el fanatismo, es sumamente divertido ver como los clubes de calidad sobran, pero la mayoría prefiere desgastarse en la que parece una eterna lucha entre culés y merengues, y peor aún, la disputa entre Messi y Cristiano, que entre ellos no existe, pero para el mundo será la causa de la tercera Guerra Mundial.

Messi es aún la estrella de los azulgranas; Cristiano agregó rayas negras a su traje blanco y marchó a la Juve en Italia, poniendo un supuesto fin a la mayor disputa que por años fue el titular de muchos medios de prensa: “Messi o Cristiano, Cristiano o Messi”.

Pero el fin sucedió solo en la imaginación de algunos (la mía, por ejemplo), pues el inicio de ambas ligas trajo más de la misma y repetida historia de competitividad entre los excelentes delanteros.

Uno de ellos, el pequeño de barba roja, marcó dos goles en su debut ante un combativo Alavés que resistió 64 minutos para la llegada del primer tanto, antes de salir goleado con marcador de 3-0; mientras que el modelo siempre bien peinado, no logró poner el balón entre los tres palos aunque celebró su esperado estreno en tierras italianas con victoria 3-2 ante el Chievo.

El Madrid sin Cristiano y el Barça, con Messi como el vino

Madridistas, barcelonistas, “cristianistas”, todas las miradas estaban dirigidas hacia el cinco veces Balón de Oro, pero el luso se quedó sin marcar, pese a intentarlo insistentemente. Algunos madridista -los que se sienten traicionados- en conjunto con los culé, esperaban una actuación en la que el portugués ni siquiera se acercara a la portería; los que aún lo apoyan se quedaron con deseos de verlo hacer su típica celebración.

Lo cierto es que la ausencia de Ronaldo en el Real Madrid es evidente y la costumbre de jugar para un nueve aún persiste a pesar de no tenerlo.

El club blanco no lució sus mejores galas ni en la Súper Copa de Europa frente al Atlético ni en el inicio de la liga española, y dejan desde bien temprano, el camino libre para una casi evidente disputa entre los del Cholo Simeone y el seleccionado de Ernesto Valverde por quedar en la cima de la tabla de posiciones de la Liga de las Estrellas.

En tanto el Barça exhibe una banca de envidia y con un Messi que desde temprano toma la delantera para proclamarse pichichi una vez más y posible Balón de Oro de la FIFA, pero que con cada brillo y esplendor que alcanza en su club, más se le critica y ofende por no lucir ni siquiera similar con su selección.

En resumen: el Madrid mal sin Zidane y sin Cristiano; el FC Barcelona mejor cada día. CR7 dando de qué hablar en España y el mundo desde Italia y ´La Pulga´ candil de la calle y oscuridad de la casa.

En fin, no ha cambiado mucho el panorama, solo algunos detalles que no distraen la atención de los dos clubes y jugadores más mediáticos del mundo, personas que no importa lo que hagan o dejen de hacer, estén cerca o lejos, seguirán siendo los eternos rivales; mientras que Madrid y Barcelona en el fútbol o en la política no van a entrar en gracia o al menos no es lo que se quiere.

Disfrutemos de ambos jugadores mientras los tengamos. Enfóquense más en ver que los dos son excelentes y en realidad no tienen nada que ver el uno con el otro, ni en el modo de jugar, ni en el tamaño, ni en el carácter…

Gocen de los dos y de lo bueno que tienen, no los comparen más, no desgasten más su tiempo, porque si no se han percatado, se les está acabando la actividad en el terreno y mientras el reloj corría, usted se carcomió en criticar al otro, en vez de ser avariciosos y disfrutar de la calidad y talento de ese par de cracks.

Comentarios